miércoles, 9 de julio de 2014

Gilipolling



Resulta ahora que nada puede ser novedoso sino viene embalado en una lengua que la mayoría de la población conoce poco y mal. Es patético escuchar a gente (que tampoco habla bien su propio idioma) atreverse con otro para sugerir conocimientos que no posee. No somos capaces, da la impresión, de inventar nada, y nuestra función en el panorama internacional consiste en reproducir lo de allende nuestras fronteras, nombrándolo con una media lengua que termina por desconcertar a propios y extraños. ¿Crowd funding? no os imagináis la de versiones ininteligibles que he oído de lo que se puede castellanizar como micromecenazgo...; aunque ahora que lo pienso, para muchos es una palabra con demasiadas letras y sin pausas... y les sale más a cuenta un ridículo en lengua foránea. O sea, que no inventamos, y seguramente no inventaremos porque nuestros jóvenes mejor preparados son exportados sin beneficio aparente, vía "movilidad exterior" y lo que probablemente sea uno de nuestros mayores capitales, el Castellano, es desplazado en aras de una tontería generalizada como lo es aparentar saber lo que se desconoce o pretender renovar, renombrando apenas.

Esto se ha llenado de bilingües en cuanto nos hemos despistado; el "nivel medio" de Inglés está tan extendido en nuestro país, que apenas queda gente que desconozca esa lengua, si nos atenemos a la cartelería y la publicidad.  
De por sí, ya era triste que una serie que se llamaba: "Hill Street Blues" (los azules de Hill street) fuera rebautizada por aquí como: Canción triste de Hill Street (Lo que no entiendo muy bien es porque no: Canción triste de la calle de la colina, ya puestos a traductores de fin de semana)

2 comentarios:

tequila dijo...

Que bueno leer de nuevo en su casa!!
Como siempre acertado en tono y contenido... Quedo con ganas de enviar su entrada a la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma donde vivo: proliferan centros bilingües con nueva "chapita", mismo profesorado y recursos...
guot e piti

RECOMENZAR dijo...

Hace tanto tiempo que vivo en USA que confundo los idiomas aunque aun mi acento porteño lo llevo conmigo
Leerte y decubrirte ha sido
una experiencia religiosa
gracias por compartir